jueves, 10 de mayo de 2012

LOS PRIMEROS CONQUISTADORES DE FILIPINAS

Hace años con intención de escribir una novela histórica tuve la suerte de investigar durante varios meses en el Archivo de Indias de Sevilla. Allí hay guardada gran parte de la historia de España, de la conquista de América. Entonces no existía todavía eso que ahora tan obvio nos parece que es la digitalización. Tuve en mis manos las auténticas cartas que se enviaban hace siglos, algunas casi se deshacían en las manos. Es increíble cómo aquellos hombres detallaban todo hasta cuántos tornillos iban en cada barco. No sabía muy bien sobre qué época escribir, tampoco qué historia contar. Mi primera idea era investigar y ver algo sobre México, Colombia. Pero se cruzó en mi investigación la palabra Filipinas, allí estaban también todos los documentos relativos a la conquista de esa parte tan olvidada del Imperio de Felipe II, enamorada como soy del mundo oriental supe al instante que tenía mi historia. Pronto me familiaricé con nombres como Legazpi, el doctor Sande, Martín de Goiti o Andrés de Cauchela. Tras meses de investigación me senté a escribir y salió una novela histórica y de aventuras que recoge lo que pasó en aquellas islas durante 5 años, de 1575 a 1580. Manila apenas era un conjunto de chozas, estaba amenazada por un pirata chino que volvió loco a su Reino, se llamaba Li.Ma-Hong. Junté datos reales con otros novelados.
Una vez acabada la envié a un par de concursos, que evidentemente no ganó, y se me olvidó su existencia. Hoy se me ha ocurrido utilizar este blog como una herramienta para que aquellos interesados en la historia de ese país puedan saber cómo fueron sus comienzos de una manera espero que amena. A la vez la pongoa vuestra disposición como se hacía antes, por entregas. Debajo de esta entrada, a lo largo de más de cien podréis conocer cómo se vivía en Filipinas a finales del siglo XVI, qué personajes se movían por esas lejanas islas y podréis disfrutar de una novela histórica y de aventuras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada